Carlos Calvo 1535

CABA, Argentina.

54 11 4306-1570 / 9839 / 9149

COMUNICADO

Desde el Sindicato de los Trabajadores de la Industria de la Alimentación filial Buenos Aires, repudiamos la persecución política y la proscripción judicial de la que está siendo víctima el expresidente de Brasil, Luis Ignacio ‘Lula’ Da Silva.

La arbitraria condena al candidato a presidente del Partido de los Trabajadores, Lula Da Silva, representa un ataque desesperado de un sector de poder de la sociedad brasileña, que opera de forma antidemocrática, y que ve con preocupación el crecimiento de su figura política de cara a las elecciones.

La decisión de condenar al principal candidato a la presidencia parece ser un punto de inflexión en el proceso de judicialización de la política, un fenómeno alarmante que se viene sucediendo durante los últimos años en la región y que causa profundos daños a las democracias latinoamericanas.

Asimismo, las amenazas proferidas desde los altos mandos de las Fuerzas Armadas del Brasil para condicionar al Poder Judicial, representan una amenaza al orden constitucional del país y un desequilibrio para la paz y la convivencia democrática de la región.

Los trabajadores de Argentina seguimos con preocupación los sucesos acontecidos en el país hermano. Las intromisiones militares y de las elites ecónomicas en las instituciones políticas nos recuerdan momentos muy dolorosos para las clases populares y la historia latinoamericana.

Desde el STIA reclamamos que se respeten los procesos legales, las elecciones sin proscripciones y la división de poderes, fundamento del orden democrático de toda República.

La condena al compañero Lula Da Silva vulnera valores inalienables de los pueblos libres. Los trabajadores tenemos la responsabilidad de alzar nuestras voces y apoyar la lucha de nuestras hermanas y hermanos del Brasil. La defensa de la Democracia es una responsabilidad que no podemos eludir y ante la cual no podemos permanecer indiferentes.

Consejo Directivo del STIA Filial Buenos Aires

Rodolfo Amado Daer
Secretario General